Con la primera piedra en la mano


Publicado el 8 julio, 2020 por El sónar  La idea de que no se debe juzgar el estilo de vida de otras personas se ha elevado a nuevo criterio moral. Dentro de un clima de relativismo, nadie es mejor que nadie, simplemente es diferente. Decir que algo es más acorde con la naturaleza humana sería una orgullosa pretensión de estar en posesión de la verdad, un afán farisaico de enjuiciar a otros, un obstáculo a la armonía social basada cada vez más en la diversidad. Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.