Nunca un mar en calma hizo bueno a un marinero


José Iribas / hace 5 días .-

“Tal y como está el patio, la política, ciertos medios de comunicación, la parte más radicalizada de la sociedad… nos va a caer la del pulpo”, comenta alguno.

Y yo -sin minusvalorar la situación- digo: ¡A ver si eso nos hace “removernos”, nos espolea, nos sirve de acicate como ciudadanos! ¡Que hay quien parece muerto en vida! ¡Y no reacciona ni aunque le toquen… la cartera! Paralizado. Resignado. Sumiso.     Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.