Pablo Aguilera-Pich, recién ordenado, explica el «triduo indispensable» que le llevó al sacerdocio


ReL .-
21 octubre 2019 .-

Pablo Pich-Aguilera no lleva aún ni un mes de sacerdote desde que fuera ordenado el pasado 29 de septiembre junto a cinco compañeros más en la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona y ya proclama a los cuatro vientos las inmensas gracias que está experimentando como instrumento celebrando los sacramentos de la Eucaristía y de la Confesión.    Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Testimonios y etiquetada . Guarda el enlace permanente.