Intelectuales alemanes se rebelan contra las expresiones «ridículas» del lenguaje de género


C.L. / ReL .-
10 marzo 2019 .-

Los ataques a la gramática para cumplir las exigencias del feminismo y la ideología de género son moneda común entre los personajes públicos, obligados a pagar el peaje de la corrección política. En lo anecdótico están los “jóvenes” y “jóvenas” de Carmen Romero en 1997, los “miembros” y “miembras” de Bibiana Aido en 2008 o los “portavoces” y “portavozas” de Irene Montero en 2018.     Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.