Amor y alma inmortales


Magistral soneto de Francisco de Quevedo:

Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra, que me llevaré el blanco día;
y podrá desatar esta alma mía
hora, a su afán ansioso linsojera;   Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Cultura, Valores. Guarda el enlace permanente.