Soledad y comunidad


José Alberto Ferrari .-
10 marzo 2018 .-

La soledad silente es hospedera de Dios, razón última de su necesidad. Más aún en estos tiempos en los que el bullicio y afán de novedad nos alejan, incluso, de nuestra propia personalidad… La contemplación de Dios da frutos insospechados porque es Dios el que obra.   Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.