¿Por qué debo rezar a Dios si Él conoce mis necesidades? Además, ¿cómo puedo estar seguro de que Dios me escucha y, sobre todo, de que Dios me habla? Yo nunca oigo nada.


Para responder a todo esto hay que entender bien qué es la oración: la oración es un diálogo de amor con Dios; es el trato con alguien que nos ama y al que amamos; Alguien que nos ama realmente como un Padre y una Madre, como un buen Hermano, como un Amigo íntimo, como un Amante profundamente enamorado, al que procuramos amar también con la misma intensidad.   Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Razón y Fe, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.