¿Cómo entender el pasaje de la Biblia que dice algo así como: «la fe sin obras está muerta»? ¿No es verdad, acaso, que la fe es una cosa íntima, interior, de cada persona con independencia de que hacia afuera actúe igual que el resto de la gente, tenga o no fe?


Comencemos con una respuesta directa: la fe cristiana no es simplemente algo interior, sino que es un acto que afecta a toda la persona y, por tanto, también a sus obras. La fe, que es en su origen un don divino, está llamada a dar vida, a manifestarse en la vida.   Seguir leyendo …

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Razón y Fe y etiquetada . Guarda el enlace permanente.