Algunos pensadores han dicho que Dios y la vida eterna son un invento del ser humano para consolarse en esta vida absurda e injusta. Un invento que además lleva a los creyentes a desentenderse de los problemas de este mundo pensando en el paraíso del más allá. ¿Qué hay de cierto en todo esto?


En el pasado, en efecto, algunos filósofos, como Feuerbach, han afirmado que Dios es tan solo una idea creada por el hombre en la que se proyectan las más altas aspiraciones de poder y libertad humanas. Marx retomó esa idea en su filosofía de la religión: la idea de Dios es una construcción de las clases burguesas para legitimar su poder frente al proletariado.   Seguir leyendo …

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Razón y Fe y etiquetada . Guarda el enlace permanente.