¿Cómo afecta a la vida de cada día creer en Dios? Porque hay personas que creen en Dios y no se comportan bien; otras, en cambio, hacen el bien y no creen en Dios…


En la pregunta va implícita la respuesta. Efectivamente creer en Dios compromete la vida de cada día. Por eso se critica a la Iglesia por la vida –a veces escandalosa– de algunos cristianos: «¡Menos rezar e ir a Misa y más caridad, comprensión, hacer bien y no hacer mal a los demás, especialmente a los más inocentes!». Esas expresiones y otras parecidas, aunque no son verdad siempre y en todo, en cierto modo parten de la intuición verdadera de que creer en Dios afecta de manera decisiva a la vida de cada día, de ahí que el cristiano tenga que convertirse.   Seguir leyendo …

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Razón y Fe y etiquetada . Guarda el enlace permanente.