¿Por qué la Iglesia no admite entre los católicos la libertad y el pluralismo en cuestiones de fe?


La fe no se puede imponer. El Concilio Vaticano II dice que «el hombre, al creer, debe responder voluntariamente a Dios, y que, por tanto, nadie debe ser forzado a abrazar la fe contra su voluntad. Porque el acto de fe es voluntario por su propia naturaleza» (declaración Dignitatis humanae, 10). Por eso, el ingreso y la permanencia en la Iglesia son actos libres mediante los cuales alguien manifiesta profesar la fe católica.   Seguir leyendo …

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Razón y Fe y etiquetada . Guarda el enlace permanente.