Conectados pero sintiéndonos solos


Lúcida reflexión de Raquel Zas .-

El día de mi cumpleaños se ha convertido en uno de los peores días del año. Nunca tanta gente se había acordado de él hasta que apareció Facebook, y sin embargo ya nadie me llama para felicitarme, nadie timbra a mi puerta para tomar un café y en mi buzón la única postal de felicitación que me encuentro es la de Ikea.   Seguir leyendo …

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad, Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.