¿Por qué Dios no nos ha dado a todos la oportunidad de nacer sin el pecado original, como a Adán y Eva? Al fin y al cabo, si ellos metieron la pata, no es culpa nuestra.


Para responder a esta pregunta, puede ser útil comparar lo que sucedió a los hombres con lo que sucedió a los ángeles. Cuando en la Biblia se nos habla de los ángeles, queda claro que son seres espirituales capaces de dialogar con Dios y con los hombres, que pueden razonar, amar y elegir libremente. Mientras que el ser humano es una unidad de cuerpo y alma, los ángeles son espíritus puros, sin mezcla de materia.   Seguir leyendo …

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Razón y Fe y etiquetada . Guarda el enlace permanente.