El gran tabú


Vicente Huerta .-

En todas las culturas hay palabras que no se pueden decir. En la nuestra, por ejemplo, la palabra “disciplina”. Hace años, un conspicuo personaje, dándoselas de progre, dijo: “La perfección es fascista”. Barthes había dicho antes: “La verdad es fascista”. Y ahora casi todo el mundo está dispuesto a rebuznar: “ La disciplina es fascista”. Padres y docentes somos rehenes de esta afirmación. Mal asunto.   Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Educación, Enseñanza, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.