¿Puedo conseguir la fe por mí mismo, o solo puedo tenerla si me la da Dios?


Si solo puede alcanzarse así, ¿por qué Dios se la da a unos y a otros no?

Una observación inmediata nos muestra que hay personas que creen en Jesucristo
y otras que no tienen esa fe. Entre los que no creen, las situaciones no son idénticas: unos no creen porque nunca han oído hablar de la fe cristiana; otros no tienen fe porque, aunque pueden tener noticia del Evangelio, nunca han sido cristianos; otros finalmente no creen porque han perdido la fe que en otro tiempo poseían.   Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Razón y Fe, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.