Nadar contra corriente


Nicolás Jouve .-

En el siglo XVIII la esclavitud era una práctica aceptada y legal en Gran Bretaña y en la mayor parte del mundo, incluida España y sus territorios de ultramar, mantenida hasta bien entrado el siglo XIX. Sin embargo, en 1863, el presidente Abraham Lincoln firmó la Proclamación de Emancipación y declaró la libertad de los esclavos de la Confederación de los Estados Unidos y poco a poco la esclavitud y la discriminación en función del color de la piel fue desapareciendo como un derecho en los principales países de occidente, con algunas excepciones.   Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Bioética, Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.