Prudencia y discernimiento


Ramiro Pellitero Iglesias, Profesor de Teología .-
11/11/15 Publicado en Religión Confidencial .-

Dice Robert Spaemann que para obrar bien es preciso hacer justicia a la realidad. Esto requiere de la prudencia, la más importante de las virtudes morales. En la vida personal cotidiana, en la vida eclesial (lo hemos visto en el Sínodo de la familia) o en la vida social (por ejemplo en la perspectiva de unas elecciones) es necesaria la prudencia, que no es mera cautela o moderación, sino “sensatez o buen juicio”. Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Formación espiritual y etiquetada . Guarda el enlace permanente.