Una gran aventura


Por Emilio López-Barajas Zayas. Catedrático de Universidad .-

La inspiración en la literatura clásica, según Hewitt, llevaba al artista más allá de su inteligencia, hasta alcanzar la cumbre del éxtasis o furor poeticus. Platón, Teócrito, Píndaro y Aristóteles entendieron que el poeta se trasportaba temporalmente al mundo de la verdad y la comprensión divina, y ésta perspectiva era quien les hacía creer. Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.