Adicción al reconocimiento


Alfonso Aguiló .-

“Los elogios y el reconocimiento me acompañaron durante toda mi infancia. Y, sin darme cuenta, poco a poco se convirtieron en una adicción. “La pequeña Eva recita poesía estupendamente -me decían a los seis años-. ¡Seguro que más adelante hablará en público maravillosamente!”. Y la pequeña Eva aprendió la lección. Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Psicología, Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.