Si queremos que los hijos maduren, debemos enseñarles a convivir con la frustración y el sacrificio


21 abril 2015 .-

Los pequeños sinsabores de la vida son los compañeros de viaje de todo hombre y, por mucho que los rehuyamos, nos hemos de topar con ellos. Y el arma que nos permite sobrellevarlos con garbo es la virtud de la fortaleza. Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.