Las mociones divinas


Eudaldo Forment, el 16.01.15 a las 8:50 PM .-

La ley de las mociones

La divina Providencia se extiende a todas las cosas, y no sólo en general sino también en particular. Cada cosa, incluso la más pequeña e insignificante, depende de la providencia de Dios. Todo necesita de la divina Providencia, porque: «es necesario que en la misma medida en que las cosas participan del ser, estén sujetas a la providencia divina»[1]. Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Teología y etiquetada . Guarda el enlace permanente.