¿Cómo Dios permite tantos errores?


Alfonso Aguiló .-

En los años siguientes a la Primera Guerra Mundial -cuenta José Orlandis-, un joven llamado Gétaz, que ocupaba un alto cargo dentro del socialismo suizo, recibió de su partido el encargo de elaborar un dossier para una campaña que se pretendía lanzar contra la Iglesia católica. Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Razón y Fe, Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.