La educación del disgusto


Jaime Nubiola .-
Publicado el 3 de enero de 2015 .-

En mi reciente viaje a Argentina me llevé un disgusto. Quizás eso hizo que me quedara atrapado por una anotación de Amadeus en las páginas finales de la magnífica novela Tren nocturno a Lisboa, de Pascal Mercier. Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.