¿Realidad verdadera… o una ficción?


Alfonso Aguiló .-

—¿Y no pudo ser Jesucristo un fanático, o un esquizofrénico que se inventase su papel con gran genialidad?

“La verdad es que, si esto fuera así -continúa Tomás Alfaro-, sería el mayor farsante de todos los tiempos. Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Razón y Fe y etiquetada . Guarda el enlace permanente.