La mirada de Dios


Enrique Monasterio .-

A San Juan de la Cruz

Querido Juan de la Cruz, en el siglo Juan de Tepes, patrono de los poetas que escriben en castellano. Tu buena amiga Teresa de Jesús te llamaba “medio fraile” por tu pequeña estatura, pero bien sabía ella que fuiste un gigante en todo lo demás: en santidad, en espíritu contemplativo, en afán reformador, en fortaleza para enfrentarte a la persecución e incluso a la cárcel, y también en astucia para escaparte de la prisión injusta. Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Formación espiritual, Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.