Ejemplos de fe (III): David


Texto para meditar sobre la virtud de la fe, a partir de la vida del rey David. El monarca supo ponerse siempre en las manos de Dios, también cuando se alejó de Él .-

David, un hombre según el corazón de Dios

El rey David ocupa un puesto relevante en la Sagrada Escritura. A su vida se dedican más páginas que a la de ningún otro personaje del Antiguo Testamento; él «es, por excelencia, el rey “según el corazón de Dios”, el pastor que ruega por su pueblo y en su nombre, aquél cuya sumisión a la voluntad de Dios, cuya alabanza y arrepentimiento serán modelo de la oración del pueblo»[1]. Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Formación espiritual, Valores y etiquetada . Guarda el enlace permanente.