Calderón o el perdón necesario para volver a ser hijo


Giancorrado Peluso .-

El Barroco vuelve a estar de moda. La percepción de la precariedad de la realidad, la acentuación del declive, del vacío de la existencia o incluso de la muerte, enfatizando siempre la teatralidad de la vida humana. Pero parece que lo que se lleva ahora es mostrar todo eso sin sentimiento alguno de dolor, de drama, como si, al contrario, hubiera una especie de autocomplacencia al describir la decadencia de una sociedad o el avance en ella del desierto. Seguir leyendo …

Esta entrada fue publicada en Cultura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.